martes, 25 de abril de 2017

UN SABROSO RECUERDO DE CAMINOS DE PASIÓN (PARTE I)



Aceites de oliva virgen extra y vinos con denominación de origen, repostería artesanal y conventual, carne de membrillo, verduras, embutidos o quesos… definen una gastronomía de una extraordinaria calidad.
Productos locales únicos que estamos seguros que querrás tener en casa una vez que los pruebes. Por eso, os iremos recomendando las tiendas y lugares de parada imprescindible para degustar la cultura de cada uno de nuestros pueblos y llevarte un sabroso recuerdo. ¡Empezamos!
De  Alcalá la Real no te puedes ir sin probar sus impresionantes embutidos y quesos de cabra. Para los primeros no olvides pasarte por la Charcutería La Despensa, especialistas en embutidos ibéricos (de aceituna y de bellota) y con una amplia variedad de delicatesen, o por Embutidos Pérez Díaz, una empresa familiar con más de 50 años de historia donde  prima la tradición y el buen hacer. En cuanto a los quesos, puedes visitar Quesos Sierra Sur, una empresa que se dedica a la elaboración artesanal de quesos desde 1994, o Lácteos La Nora,  fabricantes de quesos viejos, curado y tierno en aceite de oliva virgen extra y con leche cruda de cabra procedente exclusivamente de su propia ganadería.
Y si prefieres algo más original, este municipio jienense elabora Tierra de Frontera, la primera cerveza artesana de la provincia de Jaén y una de las primeras de Andalucía.


El producto estrella de Baena es indiscutiblemente su Aceite de Oliva Virgen Extra, avalado por la Denominación de Origen Baena, una de las más antiguas de España. Este oro líquido lo puedes adquirir en cooperativas como la de Nuestra Señora de Guadalupe y la de German Baena. ¡Después de probarlo querrás más!
Igualmente conviene degustar su repostería artesana a base de  pestiños, roscos de vino, flores, panetillos del cortijo… en confiterías como la de Serapio Salas o David Salas. Además, Baena cuenta con dos Mercados de Abastos. En ambos se ofrecen productos típicos de la zona, como su reconocido aceite y sus quesos o vinos, de D.O. Montilla-Moriles, que también se puede encontrar en la tienda de Eduardo Salas.
Por su situación entre la huerta y la sierra, en Cabra pueden presumir sobre todo de frescas verduras que marcan sin duda alguna su gastronomía. La mejor forma de comprobar su variedad y su sabor es pasarse por su Mercado de Abastos o visitar la Cooperativa de Hortelanos de Cabra, donde podrás llenar tu bolsa de hortalizas traídas directamente desde el campo.
Por otro lado, este municipio cordobés cuenta también con una gran oferta de establecimientos panaderos y reposteros donde adquirir pasteles como sus tradicionales gajorros. Algunas opciones son la Panadería La Barriada, la Pastelería La Tentación o la Pastelería San Marcos.

Asimismo, Carmona cuenta con reconocidos obradores como el de Nuestra Señora de Gracia, el de Lora Jiménez y de Las Delicias, además de la Confitería la Nevada. Y si prefieres los dulces conventuales puedes dirigirte al Obrador del Convento de Santa Clara donde esta comunidad de clarisas vende sus productos a través del torno. Además, en este municipio sevillano se encuentra la Fábrica de Anís Los Hermanos de Carmona, que pone a disposición de sus clientes riquísimos licores y la popular ginebra Puerto de Indias, ideal para tener un detalle con un ser querido.

De tradición repostera es también Écija. Aquí, entre la extensa y variada oferta, destacan las famosas  yemas  ‘El Ecijano’, un producto tradicional elaborado a partir de yemas de huevo y azúcar cuya receta original, secreta, ha sido mejorada a lo largo de los años. Y, cómo no, las tortas de manteca y de aceite de San Martín de Porres, con más de 50 años de historia.
A ellos se le suma la más exquisita repostería elaborada en los obradores conventuales, sobresaliendo los ‘bizcochos marroquíes’ que elaboran las Madres Dominicas del Convento de Santa Florentina. También tiene fama los molletes ecijanos que podrás encontrar en la Panadería Armesto y en Panadería La Conchi.

viernes, 21 de abril de 2017

UN SABROSO RECUERDO DE CAMINOS DE PASIÓN (PARTE II)




Os seguimos recomendando las tiendas y lugares de parada imprescindible para degustar la cultura de cada uno de nuestros pueblos y llevarte un sabroso recuerdo. ¡Vamos!


Estando en Lucena desde luego tenemos que catar sus magníficos vinos, enmarcados bajo la D.O. Montilla-Moriles, y que se fabrican en bodegas como las de Mora Chacón, Herederos Torres Burgos, Molina de Mora o El Alfolí. Igualmente, podemos adquirir los Aceites de Oliva Virgen Extra que se producen en sus cooperativas, como la Olivarera de Lucena, la de Nuestra Señora de Araceli o el Cortijo de Garay.
De parada imprescindible es la Confitería Cañadas empresa familiar con más de cien años de historia que ha incluido a su oferta la repostería sefardí, procedente de judíos oriundos de España y entre la que destacan dulces como las orejas de Amán, las estrellas de Sefarad, las tangerinas, los egipcios, los besitos de nuez, los almendrados y los bizcochos rosita.
Por su parte, el Aceite de Oliva Virgen Extra producido en sus olivares es el ingrediente fundamental de la cocina, repostería y dulces conventuales de Osuna. Aquí, se encuentra la cooperativa olivarera SAT Santa Teresa que produce su riquísimo Aceite 1881. ¡Podrás encontrarlo en cualquier tienda del municipio!
Tartas de hojaldre y bizcocho, torrijas, buñuelos rellenos o las conocidas ‘aldeanas’ de Osuna… son algunos de los dulces típicos que encontraras en confiterías como la de San Francisco, Santo domingo, Productos Cáceres o la de Pastelería Torres.
Aunque si prefieres la repostería conventual no dudes en pasarte por el Convento de la Encarnación, el de San Pedro o el de la Concepción donde sus monjas abren los tornos para ofrecer roscos, tortas, bollitos almendrados, bolas de coco, bocaditos colombianos, yemas de San Ramón (de almendra) o suspiros de ángel (de mazapán) que están exquisitos.

El mejor recuerdo de Priego de Córdoba es, sin dudarlo, su Aceite de Oliva Virgen Extra, siendo la Denominación de Origen Priego de Córdoba la más premiada a nivel nacional e internacional.  No tendrás que buscar nada para comprarlo en cualquier establecimiento del municipio en cualquier formato pero si lo prefieres puedes adquirirlo en las propias almazaras como la de Aceites Vizcántar o la de Manuel Montes Marín
Otros productos propiamente prieguenses son el turrolate, un dulce que podrás encontrar en tiendas como La Flor de Mayo, y el hornazo, que elaboran artesanalmente en La Aguilareña o en la confitería Hijas y Hermanas de Paulina Martos.
El lema de Puente Genil, donde el sol se hace dulce, ya rinde homenaje al producto gastronómico por el que es mundialmente conocido el municipio: el membrillo. Podrás probarlos de marcas locales como Membrillo el Quijote, Membrillo San Lorenzo o Membrillo la Góndola ¡No importa por cuál te decantes porque todas están exquisitas!
Además, podremos saborear vinos de la D.O. Montilla-Moriles como los amontillados, olorosos o dulces de Bodegas Delgado y de las Bodegas El Pujío.
 
Y si a Puente Genil se le conoce por su membrillo, no hay duda que a Utrera se la conoce por sus mostachones y su repostería. Entre las opciones para hacerte con uno de estos preciados pasteles están las de la Pastelería Cordero, Diego Vázquez, Pastelería Reyes, Pastelería Cafetería Segovia, Sugarlandia y José Luis. ¡Sea donde sea acertarás seguro, aunque recomendamos que te tomes tu tiempo para probar algunas de sus variedades y comparar!
 Claro que si eres más de salado, en la localidad utrerana probarás algunas de las mejores aceitunas gordales que hayas probado nunca. Para llevártelas a casa puedes acudir a Utreace, Grupo Manzanilla Olive u Olivareros de Utrera.
Por último, para los que busquen cosas distintas en Utrera cuentan también con la Fábrica de cerveza artesanal Debla, la Fábrica de Anisados ‘La Flor de  Utrera’ y la Panadería Artesana Obando, cuyos picos, regañás y panes artesanos son de lo más demandados.

viernes, 24 de febrero de 2017

Comer como en casa

Quienes aún tengan esa idea romántica de que como en casa no se come en ningún sitio o que como prepara tu abuela esa receta típica no lo hace nadie puede ir cambiando de opinión. Nuestra ruta no sólo cuenta con una reconocida gastronomía que pone en valor la riqueza de sus productos locales, sino que podemos presumir de contar con establecimientos hosteleros que preservan este legado y continúan elaborando estas recetas con el mismo mimo de siempre.
Espinacas con garbanzos

Lugares como Casa Pepe de Alcalá la Real conserva el carácter familiar, cuya cocinera (la señora de Pepe) prepara unos riquísimos jarretes a la alcalaína y bacalao al pil pil. Cocina con sabor auténtico como la de La Gaviota que, en el entorno de las aldeas, ofrece uno de los mejores potajes de Semana Santa de la zona. También Torrepalma, es un buen escaparate de la cocina local alcalaína donde ofrecen una gran versatilidad de productos.

Asimismo, en Baena encontramos excelentes alternativas para disfrutar de la buena mesa. Es el caso de la Cruz del Segador, que cuenta con un patio andaluz de decoración taurina y cuya cocinera tiene fama por especialidades como el revuelto de la casa o los pestiños; la Casa del Monte, situado en un precioso enclave histórico, garantiza una atención de primera y comida de calidad o Los Palancos, un mesón rústico donde no os podéis perder el lomo de bacalao a la crema de marisco.
Mesón la Casilla

Decorado con elementos de la antigua labranza, el Mesón La Casilla de Cabra prepara una cocina rica con los productos de la huerta local. Pero si lo que se prefiere es el pescado frito, aquí cuentan también con rincones como La Malagueña en el que además recomendamos probar su bacalao y las alcachofas. También en el Rincón Gallego no puedes perderte su Bacalao al peregrino.

En Carmona podemos saborear la mejor cocina local en entornos únicos. Tal es el caso de las antiguas caballerizas de la Casa Palacio Marqués de las Torres, sede actual del Museo de la Ciudad de Carmona, donde la Abacería del Museo ofrece riquísimas recetas tradicionales. También en el Molino de la Romera, un  restaurante situado en un antiguo molino de aceite con vistas a la vega, se puede degustar productos del entorno y dulces conventuales. Con un ambiente más distendido y una excelente relación calidad-precio encontramos el Tabanco, un bar de tapas cuyas espinacas con garbanzos están para chuparse los dedos. 

Potaje de vigilia, bacalao en salsa de azafrán y menta o lingotes de torrija son algunos de los sorprendentes platos que incluyen la carta de Las Ninfas, un restaurante situado dentro del Museo de Écija. En este municipio tampoco puedes perderte las espinacas labradas o el bacalao gratinado al horno de Restobar, un sitio que sorprende por su originalidad.  O las propuestas de la Casitana, en la bonita plaza del concurrido barrio de Colón.
Restaurante Las Ninfas

En Lucena, por su parte, existen numerosas opciones para reunirse con amigos y familiares. La del Restaurante Hotel Santo Domingo, ubicado en un precioso antiguo convento, La Manzana de Adán famoso por sus asados en horno de leña o el Restaurante Araceli, en pleno céntrico conocido por sus mariscos y guisos lucentinos, son algunas de ellas.  Cerca del centro pero en plena Sierra de Aras y a escasos metros del Santuario de la Virgen de Araceli, se encuentra Hotel Restaurante Sierra de Araceli que permite disfrutar de unas impresionantes vistas y probar la cocina típica de la zona.

Si paras en Osuna es obligatorio degustar los menús temáticos de Cuaresma de Casa Curro, una de las tabernas más conocidas del municipio que saltó a la fama por elaborar tapas de juego de tronos. Aquí las manos y la creatividad de su cocinera, Teresa, se perciben en cada plato. Igual que ocurre en Guadalupe, donde el agrado y las buenas manos de la familia Porcunas hacen que siempre salgas con una sonrisa por la calidad de sus platos y de su atención. O en Jicales, donde Manolín elabora increíbles platos caseros y unas repapalillas únicas. ¡Eso sí, procura ir pronto porque se llena siempre!

Potaje de Semana Santa

Disfrutar de la belleza del casco histórico y de las procesiones de Priego de Córdoba es posible en sitios como el Mesón-Restaurante El Zahorí, que continúa apostando por una cocina tradicional rica en productos de la tierra; El Postigo, con un cocina que une esmero y creatividad; el Pianola Casa Pepe, donde no te deberías ir sin pedir sus torrijas. O el Restaurante Río en el que su larga trayectoria y el buen servicio avalan su calidad y buen hacer y donde no te puedes perder su riquísimo revuelto de collejas.

En Puente Genil se encuentra el Hotel El Carmen, un bonito sitio de arquitectura industrial regentado por el conocido restaurante Las Camachas de Montilla. Y, el imprescindible Casa Pedro uno de los templos del buen comer donde cualquier cosa que pidas será una acierto. ¡Déjate sorprender por las croquetas mananteras! 

Enclavado en la propia muralla de la ciudad de Utrera, encontramos El Arco con una cuidada decoración y una amplia terraza, permite probar desde un típico potaje de garbanzos a unos deliciosos huevos con foie. Para el pescaíto frito, los aliños típicos de la zona o las carnes, hay que hacer parada en El Bouquet que cuenta con bar de tapas y restaurante. Y para platos contundentes y tradicionales, nada como La AbuelaMaría, regentado por la familia de artistas utreranos, los Montoya, y frecuentado por amantes del flamenco. ¡Es recomendable dejar hueco para la espoleá de postre!


Restaurante El Arco